El humilde y grandioso Cristo del Otero

Poca gente sabe (si no es palentina) que en un erosionado cerro de la ciudad se encuentra el cristo más alto de Europa y uno de los de mayor tamaño del mundo llamado “El Cristo del Otero”, monumento al Corazón Sagrado de Jesús.

Sobre su medida real se ha especulado mucho y prueba de ello son las diferentes medidas que podemos encontrar en la Wikipedia que le atribuyen una altura de 21 metros en alguna ocasión y 30 en otras.

Victorio Macho (Palencia; 23 de diciembre de 1887 – Toledo, 13 de julio de 1966), su creador, habla de su obra en un especial de la revista “Blanco y Negro” del 29/06/1930, donde manifiesta su intención de construir una escultura colosal al igual que en la historia se habían construido otras, pero nunca materializadas en la identidad de un Cristo. Victorio Macho reflexiona sobre las dimensiones de su futura escultura: “Una figura de 20 metros no puede ser un simulacro de lo humano con su anatomía mejor o peor lograda, pues si hiciéramos una copia fiel de un hombre o superhombre en tamaño de 20 metros cometeríamos error. Sólo la representación de Dios está en relativa armonía con tan enormes dimensiones, y a Dios no se le puede confundir con la insignificancia de ser mortal de carne y hueso, porque algo maravilloso e indefinible, ha de diferenciarse de nosotros…”. Por tanto parece que la altura de 30 metros se podría entender si se contara el montículo existente desde su base hasta la capilla donde está enterrado su autor y el museo ubicados bajo el Cristo.

El otero era el verdadero pedestal de la figura por lo que la escultura debía estar acorde con las dimensiones de éste y así expresar la grandeza del amor de Jesús en contraposición a la humildad de su naturaleza humana que se observa en sus sobrios rasgos. Es en la vista en relación al otero donde el Cristo despliega toda su grandeza, más incluso que cuando se le observa desde el mirador, el cuál, en mi humilde opinión no es un lugar del todo propicio para admirar la obra.

En esta fotografía se observa una vista general y de frente del Cristo del Otero donde se puede establecer una comparación de la gigantesca estatua en relación con la capilla y las personas del mirador si las hubiere.

El Obispo de Palencia Don Agustín Parrado convocó un concurso internacional para erigir un monumento al Corazón de Jesús, pero ninguno de los proyectos presentados fueron válidos para hacerse con el premio, ni siquiera el propuesto por Victorio Macho que fue elegido entre los favoritos, pues el presupuesto debía ajustarse a las 100.000 pesetas que serían sufragadas por suscripción popular.

Maqueta del primer proyecto expuesta en la Catedral de Palencia en 1927. Imagen expuesta en el “Centro de Interpretación Victorio Macho” en Palencia.

El presupuesto inicial que había previsto Victorio Macho era de 187.000 pesetas. La cabeza, brazos y pies fueron pensados en bronce y el cuerpo debía ser de cemento armado revestido de mosaicos dorados de reflejos metálicos. Por su parte, los ojos serían de marfil. La posición de los brazos fue sufriendo diferentes cambios. En el primer boceto se concibió con los brazos inclinados hacia abajo, pero quizá asesorado por el arquitecto D. Jerónimo Arroyo, comprobó que ejercían un peso demasiado elevado, además de parecer inexistentes si la estatua se observaba de perfil. Probó con uno de los brazos en el corazón, pero a distancia parecía manco y posteriormente con una mano en posición de bendecir, pero el resultado era poco armonioso. Por último, en acorde con las líneas y el gesto, como si del momento de comenzar a bendecir la ciudad de Palencia se tratara, las colocó en la posición que se observa hoy en día.

Maqueta del Cristo donde se aprecia su diseño original en el que se obervan los azulejos que recubrían su vestimenta, así como la posición de sus brazos y  manos de bronce, al igual que el rostro. Imagen expuesta en el “Centro de Interpretación Victorio Macho” en Palencia.

Sin embargo el Cristo del Otero fue humilde desde su concepción, pues su presupuesto tuvo que ser reducido casi a la mitad para cuadrarlo con las 100.000 ptas. de presupuesto. Victorio tuvo que realizar cambios en su obra. Los azulejos que revestían el cuerpo fueron suprimidos y el rostro y manos realizados con cemento armado mezclado con agua de río. Los ojos que deberían ser de marfil y mármol fueron convertidos en ventanas por donde ser podía admirar la ciudad de Palencia en su totalidad. Sin embargo, antes del verano de 1930 ya había terminado los ajustes y expuso de nuevo su boceto de 4 metros de alto en la sala capitular de la catedral el cuál no fue del gusto de todos, según su creador, por el antiestético material con que lo presentó y porque la sala donde lo expuso no era el lugar más idóneo.

Boceto del Cristo con los nuevos ajustes.

Y así, el 16 de junio de 1930 pudieron comenzar unas obras difíciles y accidentadas.

La cabeza durante la fase de ejecución. Imagen expuesta en el “Centro de Interpretación Victorio Macho” en Palencia.
Victorio Macho posando con la gigante cabeza de la que él consideraba su gran creación.
El Cristo rodeado de andamios durante su construcción. Imagen expuesta en el “Centro de Interpretación Victorio Macho” en Palencia.
En los andamios, durante la construcción ¿El autor? al junto a la mano de la escultura. Imagen expuesta en el “Centro de Interpretación Victorio Macho” en Palencia.

Humilde fue también su inauguración. El 7 de febrero de 1931, aparecía una pequeña noticia en el ABC edición de Andalucía donde se informaba de que se había acordado inaugurar El Monumento a Cristo Rey en el mes de junio. Esta se produjo el 12 de junio de 1931 en un acto que pasó casi inadvertido para que éste no se tomara como una provocación en una época muy convulsa, antesala de la cruenta Guerra Civil Española. De hecho, durante aquella época el monumento fue objeto de algún intento de derribo. En uno de ellos colocaron a los pies de la estatua cinco kilos de dinamita que no llegaron a explotar. Además tiraron del cable del pararayos de tal manera que se desprendió un trozo de la melena.

El Cristo del Otero en los años 50.

El 17 de septiembre de 1952, el ABC se hacía eco de la vuelta de Victorio Macho a Palencia después de 20 años de ausencia y aprovechó la oportunidad para visitar su gran obra: “El Cristo del Otero”

Imagen de Victorio Macho.

Victorio Macho debía ser un artista que tenía grandes planes, pues no puso fin a la idea de volver a realizar obras colosales. Prueba de ello es un boceto de escayola que se conserva en el “Centro de Interpretación Victorio Macho” en Palencia que elaboró en 1961, ya en los últimos años de su vida,  llamado “El Hombre Ibérico” o “El Coloso de España” que debía medir 40 metros de altura e incluso contar con ascensor y que estaría situado en la Sierra de Guadarrama a semejanza del Coloso de Rodas. Hoy en día podemos contemplar una reproducción suya en bronce  realizada por el discípulo y colaboraborador en el taller de Victorio Macho, Luis Alonso, situado en la rotonda donde se cruzan la avenida de Asturias y Simón Nieto. La obra pasó a llamarse “El Campesino Ibérico” y tiene la nada despreciable altura de 4.5 metros.

https://i1.wp.com/www.javi.it/wp-content/uploads/2010/04/campesino-iberico.jpg?resize=400%2C602

Fuentes documentales más importantes han sido:

Hemeroteca del ABC.

– “Buenas tardes, Palencia” (Pedro-Miguel Barreda Marcos).

– Documentos expuestos en el “Centro de Interpretación Victorio Macho” en Palencia.

Wikipedia.

– Folletos turísticos

Cristo con niebla

Fuente: Facebook “Qué hacer en Palencia un día cualquiera de tu vida”.

Por último quería despedir este especial expresando lo interesante y bello que ha sido indagar sobre esta humilde, pero grandiosa escultura; los momentos que  disfruté hace unos días en una subida matutina al cerro, a  unas horas en que en esos parajes solo se respira paz y soledad mientras se obervan lo sobrios, hieráticos y serenos rasgos del Gran Cristo del Otero.

Además quisiera pedir a los internautas que cualquier documento, dato, comentario o aclaración para mejorar este post será bienvenido.

Ver más fotografías de la construcción del Cristo del Otero.

Share

Sobre admin